150x150 Del CerroNo solo la vida puede ser “puro teatro”, hay ocasiones en las que la gastronomía es una puesta en escena en la que diferentes ingredientes trasladan al comensal a otros mundos, otras historias, otras vidas y otros finales. En Javalí Viejo el restaurante El Pollo Rockero pretende con su menú ese traslado “del alma a la frontera entre lo real y lo imaginario”.

Alberto del Cerro es el actor principal de esta secuencia gastronómica y pretende con sus creaciones que el comensal “comulgue con el aderezo de su talento y disfrute con su gran obra gastronómica”. Se confiesa alumno de su madre, abandonó la Criminología por los fogones y se autodenomina ‘domador de verduras’.

En el restaurante que lleva de nombre el mote con el que se le conoce presenta un menú compuesto de quince platos, o actos como él les llama. Él y la materia prima llevan a cabo cada día una actuación estelar que transporta al comensal “a mundos desconocidos, con sabores inalcanzables y atrezzos sorprendentes”