Para innovación gastronómica la de Murcia que lleva siglos cocinando y sirviendo el pastel de carne, que ya en 1695 protegió una ordenanza real para que los maestros pasteleros fueran siempre fieles a la receta original. Su recorrido por la historia de la gastronomía regional lo hace de la mano de otro clásico, el pastel de cierva, de debe su nombre al político Juan de la Cierva y Peñafiel.

Francisco José Pardo, de La Peladilla, es uno de los grandes maestros del pastel de cierva. Su combinación de dulce y salado es su principal característica y sus ingredientes, sencillos: sólo lleva hojaldre, azúcar, carne de pollo y huevo duro. Este confitero, con más de 30 años de experiencia a su espalda, demuestra cada año en Murcia Gastronómica las claves para su elaboración.

Valerio García, de Ignacio Pastelería Murciana, es autodidacta, pero conoce a la perfección las materias primas y las respeta
al incorporarlas a su cocina. Día a día elabora exquisitos manjares, y se ha convertido en un experto en el pastel de carne. De hecho, ha sido el creador del PastelBurguer, una especialidad única en su pastelería donde se combina el hojaldre del pastel de carne y la hamburguesa. Lleva en el negocio familiar desde 1994, pero hasta 2006 no asumió la dirección y ha logrado que en los últimos tres años se triplique el volumen de facturación.

Esta ponencia es un clásico en Murcia Gastronómica y una de las que disfruta de mayor afluencia de pública. No solo porque estos dos manjares triunfan siempre, vayan donde vayan, además es que al finalizar la presentación, los maestros pasteleros suelen agasajar al público con una abundante degustación.